Primero mira este vídeo:

Si no te sale ardiendo de lo más profundo de ti, no lo hagas

Pasión, esa es la palabra que define cómo me siento cuando comienzo un proyecto. Y este blog va de eso, de un proyecto, de una pasión.

Mi nombre es Gonzalo y me defino como un apasionado de todo lo que lleve ruedas y motor. Siempre he pensado que si de verdad quieres, puedes. No soy ni mecánico, ni ingeniero, ni chapista o pintor. Mi trabajo tiene poco que ver con mi hobbie, con lo que no dispongo de muchos conocimientos pero voy sobrado de pasión. Y la pasión mueve montañas.

1ª etapa: Las Vespas

Empecé a aprender y divertirme con una de las motos más icónicas de todos los tiempos, la Vespa. Dos Vespa Primavera y una PK75 junior pasaron por mis manos y quedaron genial. Fueron mis primeras lecciones de tratamiento de la chapa y pintura, búsqueda de información y sobre todo de mecánica.

Vespa PK75 Junior

Vespa Primavera blanca

Vespa Primavera roja

2ª etapa: El Mini

De ahí pegué el salto a los coches y que mejor que con otro icono del motor, el Mini. ¿Quién no conoce los Mini? Pequeño y sencillo lo convertían en un coche ideal para empezar en el mundo de las cuatro ruedas. Disfruté mucho restaurando el Mini y fue una inmersión brutal de conocimientos. Estoy muy orgulloso del trabajo que hice y lo documenté todo en mi otro blog Restaurando un Mini.

3ª etapa: La Volkswagen T3 Syncro

Y es entonces cuando llegó ella. Hace unos meses mi nuevo sueño empezó a rodar. Compré una Volkswagen T3 Syncro que necesita muchos mimos y cuidados. Va a ser un camino largo pero bonito, estoy seguro.

¿Me acompañas?