Una de las cosas que tenía pendiente y que tenía ganas de hacer por la mejora estética que iba a suponer, era la eliminación de las láminas solares que llevaba la Syncro. Su estado era deplorable, dolía a la vista ya que estaban medio despegadas. Parecía más bien que alguien se estuviera duchando dentro 🙂

Lámina solar efecto ducha

Para esto, necesitaba pistola de calor y espátula.

Pistola de calor sobre láminas solares
Solo quedaba rezar algo para que no estuviesen muy pegadas y no dieran mucha faena. Empiezo por la trasera ya que es más pequeña, no pinta bien ya que aunque la pistola de calor va haciendo mella, sale a trocitos pequeños. Sin duda parece que estaré un rato largo por cada cristal.

Trocitos de lámina solar

Bastante trabajo pero eso sí, cuando terminas un cristal, quitando toda la lámina, pegamento y suciedad el resultado merece la pena.

La sorpresa vendría cuando llegué al tercer y cuarto cristal, ya que los empapé con cristasol con amoniaco y lo dejé reposar un rato. Después intentando empezar desde un lateral, despegué la lámina solar y estiré de ella con cuidado consiguiendo que fuese saliendo de una pieza.

Lámina solar saliendo entera

Esto me ahorró mucho trabajo y todo lo que me había costado quitar las anteriores me lo compensó con éstas dos últimas.

Antes:

Después:

Eliminando las láminas solares
Valora este post