Ya que tengo el diferencial delantero de la Syncro desmontado, he aprovechado para sacar las transmisiones delanteras. El objetivo era quitarle toda la suciedad acumulada (que imposibilitaba quitar bien los tornillos), cambiar fuelles y grasa, ver el estado de las bolas, pistas, cazoletas… y aprovechar para pintar las transmisiones.

Como del lado del diferencial ya está suelto, pues para bajar el diferencial quité los seis tornillos que la anclan, solo faltaba aflojar tuerca del buje para poder sacarla. Tras echarle varias veces 3 en 1 y con ayuda de una barra para ejercer más torsión consigo aflojar la tuerca. Solo nos queda soltar la barra estabilizadora para que podamos maniobrar para sacar todo el conjunto.

Transmisiones T3 Syncro

Una vez con las transmisiones fuera, es el turno de quitar toda la suciedad (que no es poca), quitar fuelles antiguos y limpiar la grasa. Como sabréis la gasolina ayuda con estas tareas.

Homocinéticas

Valorado el desgaste y aunque tiene, decido volver a montar y no gastar más dinero. Cuando las homocinéticas hagan mucho ruido ya las reemplazaré. Hay que recortar por algún lado y no son precisamente elementos baratos. Así que de momento, las aguantaré.

Con lo que decido limpiar bien y comprar fuelles. Como son de las transmisiones delanteras hay que tener en cuenta que en un lado van de un tipo y en las puntas van de otro tipo.
Yo he comprado los siguientes:

También aprovecho para lijar el palier y darle una mano de pintura negra poliuretánica, que se supone que resiste más los golpes ya que es más “gomosa”.

Palieres pintados

Toca tan solo montar todas las piezas, poner la grasa, fijar el fuelle quitando el aire del interior previamente y sujetar correctamente las abrazaderas. Con eso ya lo tenemos todo listo para volver a su sitio.
Este es el resultado:

Transmisiones delanteras

Restaurar transmisiones T3 Syncro
Valora este post