Ha pasado casi un mes desde que fui a ver la Volkswagen T3 Syncro.
Hoy, 5 de noviembre, por fin voy a recogerla.

El plan

El plan es el siguiente, compro billetes de tren solo ida a Tarragona, donde nos esperará el dueño con la furgoneta. Una vez allí, le pago, firmamos los papeles y carretera para casa. Son dos horas y media de viaje y llevamos caja de herramientas con todo lo necesario por si surge algún imprevisto en el viaje de vuelta. No son muchos kilómetros (unos 260 km) pero no sé en que estado está exactamente la Syncro con lo que es mejor prevenir por si nos quedamos tirados.

En marcha

Salgo de casa, cogemos el metro y lo primero es lo primero, almorzar. Almorzamos frente a la estación, nuestro tren destino a Tarragona sale a las 10.53 horas y son las 10.20. Al final, nos toca correr un poco ya que el tren está situado al final de un andén. Aligeramos el paso y nos metemos en el tren. Listos.

La compra de la T3 Syncro

Casi sin retraso llegamos a Tarragona. El dueño de la Syncro nos espera muy cerca de la estación. Como tiene que volver a su casa, nos subimos en la Syncro y lo acercamos. Le digo que conduzca él para que se despida de ella.
A la llegada, realizamos el papeleo, le pago la cantidad acordada, conversamos un poco y nos preparamos para emprender el viaje de vuelta.

Nos vamos a casa

Son las 13.50 horas y arrancamos. Lo primero que tenemos que hacer es cargar gasolina pues casi está en reserva. Las primeras sensaciones son buenas, la furgoneta se comporta bien, frena correctamente, no se calienta y anda perfectamente. Primeros kilómetros por nacional a una velocidad de 80-90 km. La carretera no va muy llena y vamos a buen ritmo. Los kilómetros van pasando y entramos en la autopista aunque nuestra velocidad no varía salvo algunos tramos que alcanza los 100 km/h. Volvemos a nacional, kilómetros y más kilómetros. Esto es diferente, no es como llevar un turismo: volante grande, posición alta, casi no hay morro, el viento se nota mucho más…diferente.

Llegan los primeros repechos y se notan. La furgoneta sube pero le cuesta mantener esos 80-90 km/h. El motor es el 2.1 DJ gasolina de 112 cv del que dicen que aunque tragón no tiene problemas con los puertos de montaña. Tiene una cuarta que se queda sin fuerza y si reduces a tercera se revoluciona. Seguimos en cuarta intentando no pisar el pedal a tope. Aún así, la aguja de temperatura que hasta ahora se había mantenido en medio empieza a subir hasta situarse casi arriba del todo. Me inquieta un poco pero no va a más y cuando pasan las subidas, la aguja vuelve a la mitad. Revisaré el sistema en cuanto pueda para intentar que no ocurra más.

Se empieza a hacer de noche, hacemos una parada y revisamos que todas las luces funcionen. Nos damos cuenta que el portalámparas trasero está suelto y no alumbra bien. Lo ajustamos y seguimos, queda poco para casa. Al final hemos recorrido casi 300 kilómetros y sin tener que sacar ni un destornillador de la caja. Primer viaje superado, se ha portado genial.

Lo siguiente es cambiarla de nombre y mirar el tema del seguro. Seguimos.

Te tengo #syncro

Un vídeo publicado por Syncronizados (@syncronizados) el

El viaje y compra de la T3 Syncro
Valora este post